Sistemas

Sistemas

El sistema rítmico es la tercera posibilidad:

 la actividad del alma en el sentimiento, situado entre el Pensamiento y la Voluntad.

Circulación y Respiración.

El sentimiento se apoya sobre lo que en el organismo humano depende de la respiración y se efectúa de manera rítmica.

Con las manifestaciones de placer y pesadumbre, el ritmo circulatorio, la pulsación cardiaca y el proceso respiratorio en mayor o menor medida se alteran.

El elemento intermediario de movilidad e inmovilidad es:

el reposo en movimiento, la contracción y dilatación del corazón, comprensión y liberación.

Todo lo emotivo oscila sin cesar entre los polos opuestos como en una pulsación psíquica:

Amor-Odio,                          Placer-Disgusto,                   Compasión-Crueldad.

El Cuerpo físico,  la sede del alma; la cual a través de la sustancia física, estructura, configura e introduce ritmos en una región corpórea concreta, materializando así, la conexión cuerpo-espíritu, desde la Salud y la Enfermedad.

La Tierra como ser vivo también nos muestra sus Tres Reinos en Armonía: Reino Mineral, Reino Animal y Reino Vegetal, como la estructura ternaria del organismo humano.

Sistema Metabólico – Motor

Su ubicación esta debajo del diafragma y en las extremidades.

Las extremidades y el sistema metabólico motor constituyen el sostén y los instrumentos de la Voluntad.

En el proceso de querer, es decir, en la ejercitación de su voluntad, el alma vive en el sistema muscular:

Existen la actividad muscular consciente:

           Voluntad humana en acción tras la movilidad personal.

y las fuerzas volitivas inconscientes:

           Su acción sobre la alimentación y la digestión, desplazamiento y transformación de sustancias materiales ingeridas.

Las dos hacen que nuestra vida psíquica arraigue profundamente en el cuerpo a través  de las energías de la Voluntad.

Movimiento y movilidad de los órganos, del organismo unido por profundas fuerzas volitivas que actúan orgánicamente y se hallan ligadas a lo más profundo.

Sistema Cefálico o Neuro Sensorio

Se centra en la cavidad craneana y se diferencia esencialmente por su inmovilidad. Todas las circunvoluciones del cerebro son fijas, y los millones de células cerebrales con sus innumerables vasos, ramificaciones y prolongaciones denominadas nervios, distribuidas por todo el cuerpo son tan inmóviles como los hilos telefónicos en sus postes, cubierto por una estructura rígida de los huesos del cráneo sólidamente soldados entre sí.

La cabeza se relaciona positivamente con el mundo, rechazando lo que podría ligarla a la materia y reteniendo lo más sutil, lo inmaterial;

del canal auditivo: la vibración, el sonido,

de los alimentos: la sensación gustativa,

del  aire: sensaciones olfativas y auditivas

de la vista: las  sensaciones luminosas cromáticas y de forma.

La cabeza retiene imágenes y las conserva con la ayuda de la memoria, de manera que el alma pueda siempre extraerlas y revivirlas.

Es capaz de moverse y de actuar intensamente, desde el contenido de su propia experiencia,  pero en un plano distinto del material: en el mundo de las imágenes, elabora representaciones.

La función anímica de la memoria, la imaginación y la concepción de ideas es el pensar o representar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.