Septenios 0,1,2,3,4,5,6,7,8,9

Septenios 0,1,2,3,4,5,6,7,8,9

En la Tierra perteneciente al Universo Rítmico del cual formamos parte, sucede nuestra vida como un latir con sus septenios. Momentos claves como Concepción, nacimiento,  primeras vivencias del Yo, nodos lunares, diferentes crisis en el camino de subida y bajada a la montaña sagrada que es la vida y su correspondencia y metamorfosis entre unos y otros septenios.

Los estudios Antroposóficos de la Biografía humana, observan la vida entre septenios (épocas de la vida que culminan cada 7 años) y nacimientos de los cuerpos constitutivos (C.Físico, C.Etéreo, C.Astral y Yo, que coinciden por orden de nacimiento con los primeros 4 septenios)

Los tres septenios del Alma:

21-28 Cuarto Septenio i Nacimiento del Yo. Alma Sensible. La ira.

Nace el Yo en nuestro mundo interior, debiendo controlar la vida anímica.

El autocontrol y la autoeducación son la clave para el desarrollo social de este septenio. Septenio del sentir, a través del deseo movido por la voluntad inconsciente que se encuentra con la percepción del mundo para despertar así la fuerza del Amor.

28-35 Quinto Septenio. Alma Racional. La verdad objetiva.

Afirmación y consolidación de los propios valores. Confrontación del Yo con la propia vida anímica. Autoafirmación. Unión del pensar y el sentir. La afectividad necesita reflexión y el intelecto calor y afecto para mantener una relación sana y armónica de/con la vida. Surge la fuerza de Voluntad del Yo.

35-42 Sexto Septenio. Alma Consciente. La devoción.

En este período la Autoconfianza puede consolidarse si se realiza un buen trabajo de voluntad. Este septenio se caracteriza entre los tres del Alma en ser el de mayor desprendimiento de la esencia anímico-espiritual. Un catabolismo sustentado, entre el comienzo de desintegración físico-etérico por las fuerzas de la Consciencia.

La unión entre amor-sentimiento y entrega-voluntad se llama devoción, y esta es la fuerza rectora del Alma Consciente

Los tres septenios del Espíritu:

42-49 Séptimo Septenio. Yo Espiritual. La fuerza de la Palabra. El Verbo

Esta es una etapa del desarrollo social. El alma se pone al servicio del espíritu. El cuerpo físico cambia y el Amor pierde en parte su contenido físico y aparecen valores intrínsecos del alma. Aceptación de la declinación física. Desprendimiento del alma de los genitales con la consecuente inclinación al arte. Se busca la Paz interior, la conciencia, la paciencia, la concentración.

49-56 Octavo Septenio. Espíritu Vital. La fuerza de la imagen. La Sabiduría.

Es el septenio de la transformación consciente del Cuerpo Etéreo en Espíritu Vital. Es una etapa de desarrollo moral y del nacimiento del Maestro Interno. Se produce la culminación de la reflexión y del pensar como instrumento cotidiano. Entra la etapa del dominio de la forma y la solidez.

56-63 Noveno Septenio. Hombre-Espíritu. La fuerza de la Realización. El recuerdo Cósmico.

Umbral de una crisis muy especial. Se da una transformación consciente del cuerpo físico, pasando a la etapa del desarrollo Místico. El noveno septenio es el indicado para realizar una síntesis de todo lo vivido y poner conciencia de las tres funciones anímicas; Pensar, Sentir, Actuar. Respeto, Perdón, Asombro. …Y después:

 

En el cuerpo se expresará la decadencia

En el Alma se llevará a cabo la transformación

En el espíritu se manifestara el crecimiento.

(La tierra como escuela)

Leave a Reply

Your email address will not be published.