Los Cereales

Los Cereales

La relación de los cereales con los días de la semana y los planetas forma parte de una unidad junto a los siete colores, los siete tonos de la escala musical, las etapas de la vida del hombre, y a sí encontramos las relaciones entre distintos elementos, uniéndolos, creando nuestro mandala anímico, dando forma y color a nuestra existencia.

Esta relación es Universal, Cósmica, y vive en nuestro interior consciente o inconscientemente.

La  sucesión de los días de la semana en relación a los planetas es anímica y así también lo es con el cereal.

Con la materialización y la práctica consciente de lo anímico, como puede ser la meditación,  los cantos, el cocinar, la observación del cielo y la tierra, el buen trabajo diario, nos acercamos paso a paso a ir reconociendo en nuestro interior como verdadero esta  relación Universal, este Latir Anímico Cósmico Existente que somos, y a actuar en consecuencia con el, como ejemplo, el volver a sembrar, recolectar  y deleitarnos con el alimento a través de los ritmos Cósmicos.

Los siete cereales en correspondencia con los siete planetas, nos acercan a la armonización personal, en cualquiera de los procesos que podamos hacer.

Desde la antigüedad el hombre ha cultivado las semillas en Armonía con el lugar donde vivía y sus necesidades quedaban cubiertas, dando cualidades diferentes a las diferentes razas en la Tierra.

Hoy la Globalización y el Conocimiento nos dan la posibilidad de cultivar y comer todos los cereales, pudiendo así ser más Holísticos en la asimilación de cualidades.

Cada semilla sembrada guarda en su interior la Luz de la Vida y esta despierta cuando un rayo de sol  la atraviesa dándole su calor, así la planta nace y crece con un fuerte enraizamiento  a la Tierra y su mundo mineral, como una de sus cualidades, que desprenderá al ser ingerida por el Ser Humano motivando en él  una estimulación del metabolismo mineral.

Así actúan todas las partes del cereal, primero asimilan las fuerzas formativas que utiliza para ser y desarrollarse y después desprende  en el Ser Humano la misma influencia que recibió.

Los cereales están compenetrados por efectos Lumínicos y pueden estimular funciones Lumínicas en el organismo Humano.

Lo que lleva a la planta a la germinación, también crea en el Ser Humano la base para la formación de pensamientos, lo cual podemos asimilar también recogiendo representaciones a través de la observación de la planta. Este efecto se realiza por afinidad de vibración.  Por la imagen de una planta podemos deducir su efecto.

El Arroz. que crece en el agua, tiene una relación directa con la Luna y las fuerzas constructivas de la vida, como lo es la Familia que posee una rica y profunda vida anímica. Su día es el Lunes, dándonos junto a la Luna el momento para la reflexión y el sentir.

La cebada tan antigua como el Trigo, era la escogida para los más despiertos y fuertes. La cebada tiene un doble efecto en su interior: Silicio y Azúcar, lo que impulsa la mente y los miembros por igual, al igual que Marte nos ofrece la manera de luchar hacia lo Verdadero, desde el Corazón.

El mijo es el cereal más pequeño y movedizo, tiene una capa indigestible para el Ser Humano (que le protege del exterior) y siempre ha de ser pelado para su consumo, aún así se le considerará integral. El Mijo es seco y caliente y con su alimentación nutrimos los procesos sensoriales y los órganos que sirven de intercambio con el entorno como la piel, el pelo, las uñas. Asociado a Mercurio como gran transformador que igual une e intercambia el Cielo con la Tierra.

El centeno es un grano de figura vigorosa, en él se manifiesta la estabilidad, transmitiéndole al hombre un respaldo ante la vida y sus fuerzas formativas, por eso Júpiter con su Soberana Presencia crea  para ese día una energía de respaldo hacia la comprensión desde la generosidad.

La avena es un cereal muy bello que se mantiene verde por más tiempo que los demás, transmitiendo  sus fuerzas vitales edificante, reconstituyentes y fortalecientes. Por eso Venus, la belleza, se relaciona con la avena. Hay diferentes opiniones sobre la Avena y su posición en la semana por la fuerza que ofrece al cuerpo, pero aquí consideraremos su Belleza como definitiva en esta relación.

El maíz tiene su providencia marcada de los Indios, de los cuales percibimos su carácter  fiel y Digno a todo lo que sucede, a todos los valores latentes en la Naturaleza y nos trae en él este matiz de seriedad, mismo matiz que Saturno nos da para contemplar en el Sábado todo lo que sucedió en la semana.

Vivir cada día. Decidir cada momento a lo que nos entregamos y abrirnos a recibir.

Desde mi práctica en familia, el hecho de comer cada día en alguna de las comidas el cereal que anímicamente corresponde al día, ha materializado el equilibrio y el orden, adentro y afuera de los Seres alimentados, desarrollando la creatividad para preparar platos diferentes del mismo cereal (sobre todo para los niños), y manifestado la Gratitud de que con ellos : todo esta  sobre la mesa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.