Las Doce Noches Santas. Una aproximación

Las Doce Noches Santas. Una aproximación

En este ciclo anual, encontraremos, desde el día 25 de Diciembre hasta el día 5 de Enero, un espacio para apuntar, plasmar, expirar los sueños que tengamos esas noches.

El sentido de las Noches Santas y su vivencia, forma parte de lo que tenemos que aprender en esta era; acercarnos al mundo espiritual desde la consciencia, la presencia y la confianza en el poder comunicarnos … con ellos!.

A través de los sueños vivenciar la Luz interior.

Los sueños sean como sean, siempre hablan de la parte interior de uno mismo, así cada noche el cuerpo Astral imprime las imágenes, las sella en el cuerpo.

Desde el respirar de la Tierra y el nuestro propio pasamos por los diferentes estadios de hombre despierto y hombre dormido.

Desde nuestro respirar humano: Cuando dormimos nuestro Jo Astral sale hacia fuera  a llevarle al Yo Espiritual todas las impresiones recogidas y cuando despertamos, el Yo Astral, vuelve de su visita al Yo espiritual, al cuerpo etéreo y al cuerpo físico, hacia dentro, trayendo consigo mensajes, los sueños.

Desde el respirar de la Tierra según las diferentes posiciones del humano en ella: En los Polos, siempre fríos, se perpetua el recogimiento del Yo Astral (el Hombre despierto), y en el Ecuador, con su perenne calor da las condiciones óptimas para el vuelo del Yo Astral (el Hombre dormido). En los intermedios de cada Polo con el Ecuador ocurren las estaciones marcadas con sus ritmos, que marcan los cambios en el hombre.

La Tierra en Verano sueña con el mundo espiritual, y como su Yo Astral, nosotros también vivimos hacia fuera, tras la Luz Solar, (como el hombre dormido), y en invierno, este mundo se despierta, todo se contrae y es, cuando los arquetipos (el mundo espiritual) están cerca y van hacia dentro, así también nosotros vamos hacia dentro (como hombres despiertos), y es éste el momento adecuado para comunicarnos. Y es desde estos cambios de estación que vivencia el Humano en la Tierra, y su ir y venir, con el Astral, que el Cosmos se comunica, recogiendo lo que aquí plasmamos y trayendo las Fuerzas Cósmicas, que son los 12 Arquetipos: el Zodiaco (tenemos en cuenta a Offiuco,  la decimotercera Constelación,  que se solapa con libra, Escorpio y Sagitario).

Cada noche a partir del 25 de Diciembre, una constelación nos habla directamente, dejando su sello impregnado en nuestro Yo Astral para que lo soñemos-vivenciemos.

La 1a noche empezamos con las Fuerzas de Piscis (pisar en la Tierra) y las noches siguientes corresponden a la constelación anterior, así la 2a noche corresponde a Acuario, la 3a a Capricornio, la 4a a Sagitario,  y así sucesivamente, hasta la Duodécima, Aries, correspondientes cada una con su mes.

Prepararnos para recordar/atrapar los sueños.

Antes de ir a dormir dejar un papel y un lápiz para apuntar.

Leer como última actividad la meditación correspondiente, hasta interiorizarla y dormirnos.

Dejar a la Naturaleza hacer, ella nos despertara.

Cuando despertamos en la noche, mantener los ojos cerrados y la inmovilidad física (así el canal de conexión se mantiene).

Repasar el sueño desde la Consciencia (y la Inmovilidad!) todo lo que podamos, para mantenerlo vivo y atraparlo.

Buscar detalles, aunque el surrealismo supere nuestras limitadas representaciones.

Aceptar cualquier visión.

Cuando hay la certeza del recuerdo, mover lo mínimo, el brazo y la mano, y apuntar.

Apuntar primero los temas concretos escritos en presente y segundo rellenar con información.

Hacer el mismo proceso con todos los sueños a lo largo de cada noche, una vez apuntado el sueño, dejarlo ir para volver a dormir “plácidamente”.

Así que invito a la “nocturno-sonámbula-escritura” para así en la mañana, poder releer y pasar a limpio en la agenda, la comunicación plasmada, para en el mes correspondiente o el momento preciso, descifrarla.

Las 12 noches santas

Las noches santas son un avance de lo que presupone ser el año viniente. Para los agricultores el tiempo de cada uno de esos días (del 25.12 al 5.6) será como un resumen del tiempo de los meses del año. En la antroposofía los sueños de esas noches son una imagen de lo que podría llegar a ser en los meses siguientes. En la agenda existen 12 páginas, una para cada día, con el verso correspondiente a la meditación de la armonía Zodiacal  (que habremos de leer justo antes de dormir, y que nos hará sintonizar con la constelación que nos influye en la noche) y el espacio para apuntar los sueños de las noches.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.